Bajan las ventas de tabaco un 40,8% desde 2008

Las ventas han descendido prácticamente para todos los sectores económicos, y es especialmente destacable en el mundo del tabaco. El sector tabaquero, como muchos otros, es un sector vulnerable a la pérdida de poder adquisitivo de sus compradores. Aunque tradicionalmente se ha pensado que los cigarrillos son uno de esos hábitos que se mantienen estables y que el consumidor prefiere mantenerlo por encima de otros placeres, no es cierto del todo.

Desde 2008 las ventas de tabaco han caído sustancialmente en España, registrándose un receso del 40,8% que puede atribuirse a tres grandes causas:

– La crisis económica.

– El contrabando.

– Las políticas anti-tabaco.

La crisis económica ha reducido el bolsillo de los españoles y obligado a reducir sus gastos, especialmente en ocio y placeres. Afortunadamente, el tabaco es un producto con consumidores fieles, y la crisis económica, si bien ha menguado las ventas, no es causa suficiente del descenso. Uno de los problemas principales es que no todo el tabaco que se comercializa es de curso legal, provocando una sustancial pérdida en ventas para muchos estancos que han visto como sus clientes compran tabaco de contrabando. Esto no implica un descenso en el consumo, si no que se vende menos tabaco legal, a saber, controlado por las instituciones españolas y europeas, por el que se paga impuestos y sobre el que se realizan exhaustivos controles de calidad.

El tabaco de contrabando, en cambio, puede tener diferentes procedencias, desde haber sido robado hasta producciones paralelas que imitan a las grandes firmas tabaqueras. Sea como sea, su venta tiene graves repercusiones para todo el sector, y si bien las asociaciones gremiales han reclamado desde hace años un endurecimiento de las políticas anti-contrabando, ha costado mucho que las instituciones avancen en promocionar y defender las leyes que aprobaron.

Hemos comentado en este blog casos de contrabando y medidas adoptadas por el gobierno para luchar contra este, pero aun así, el contrabando de tabaco sigue lastrando la comercialización legal.

El pasado viernes 18 de octubre, el Servicio de Aduanas de Gibraltar notificó la intervención de 244 cartones de tabaco -2.440 cajetillas, casi 50.000 cigarrillos- en varias operaciones abiertas simultáneamente contra el tráfico de tabaco de contrabando. Desde principios de año, sólo en la frontera de Gibraltar, se han incautado más de 800.000 cajetillas de tabaco – 16 millones de cigarrillos -.

No obstante, el tabaco de contrabando no es, sino, uno de los efectos colaterales provocados por la última de las principales causas en el descenso del consumo: las políticas anti-tabaco. Durante los últimos años las sucesivas legislaciones han encarecido el tabaco – aumentando los impuestos y las medidas de control – y disuadido el consumo mediante la estandarización y las mal llamadas “advertencias sanitarias”, como hemos explicamos en otro post de este blog.

El sector tabaquero hace años que protesta contra legislaciones que, justificándose en la protección del consumidor, han conseguido lo opuesto, es decir, incentivarlo a buscar productos más baratos para satisfacer su voluntad de fumar, que se traduce en la compra de tabaco de contrabando y, por tanto, en un producto de peor calidad, por el que no se pagan impuestos y que no supera ningún control sanitario.

Más de 56.000 familias están vinculadas directamente a la producción, trasformación o venta del tabaco y es obligación de los gobiernos proteger su legítima forma de vida, y no al contrario. Como también destacamos en este blog, el gobierno español y los gobiernos de sus comunidades autónomas han declarado su apoyo al sector y oposición a las medidas europeas, pero son necesarios acuerdos para proteger a estos trabajadores y a sus familias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamaremos

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

X
Contact Us