Europa prohibe la venta de tabaco aromatizado

La nueva Directiva antitabaco fue aprobada por el Parlamento Europeo y arremete principalmente contra el tabaco de sabores y el envase en que se presenta, con el fin de evitar que éste resulte atractivo al público en general, y a jóvenes en particular. En palabras de un eurodiputado alemán del PPE, “¡No más trucos para captar jóvenes!”, mientras enseñaba a la eurocámara una cajetilla que parecía un paquete de gominolas.

La industria del tabaco lleva meses expresando su preocupación por un mercado cada vez más regulado, y con más restricción, y así lo asegura el portavoz de la Mesa del Tabaco, Juan Páramo: “Estamos muy preocupados por los efectos económicos que tendrá esta Directiva en la actividad de nuestra industria”. La Mesa del Tabaco es una organización compuesta por la CEOE y por todas aquellas empresas y asociaciones que se dedican al cultivo, transformación, fabricación, distribución y venta de tabaco en España. Si bien es cierto que se han rechazado algunas proposiciones respecto al borrador original, el portavoz mantiene que las medidas son desproporcionadas.

A continuación nombramos las principales medidas aprobadas:

– ingredientes: se pretende eliminar los ingredientes que añadan sabor con el fin de homogeneizar el tabaco. Según el portavoz Juan Páramo, ésta directiva pretende hacer un tabaco de marca blanca, lo que provocaría que todo el tabaco tuviera el mismo sabor y existiría un único motivo de competencia entre las tabaqueras: el precio.

– aromas y sabores: se prohibirán los cigarrillos de sabores de vainilla o fresa en 2016, y los mentolados en 2021. Estos sabores resultan atractivos para el fumador según la normativa, por lo que estaban en el punto de mira de los legisladores europeos. Sobre ésta línea, la normativa pretende eliminar también los calificativos Light, suave o natural, de forma que el tabaco sólo tenga un único sabor: a tabaco.

– paquetes de menos de 20 gramos: se prohibirán éstas variantes, así como también los paquetes de picadura de liar con un peso inferior a 20 gramos.

– cigarrillos finos: en cuanto a éstos, la normativa no los prohibirá pero los fabricantes tendrán que cambiar el diseño y estética de la cajetilla para que no resulte atractiva a las mujeres.

– cigarrillo electrónico: la Directiva considera que el cigarrillo electrónico no es un producto medicinal, por lo que podrá comercializarse en cualquier otro establecimiento y no únicamente en farmacias.

– máquinas expendedoras: en cuanto a la implantación de tarjetas específicas para comprar tabaco en éstas máquinas, no se aplicará. La medida pretendía dificultar la compra de tabaco por parte de los menores, y sorprende que no se vaya a aplicar, ya que en principio, la directiva tenía como objetivo principal prohibir todo aquello que permitiera que el tabaco fuera atractivo a los jóvenes.

– estancos: tampoco se aplicará la obligación de mostrar una sola cajetilla por marca, pero sí que será difícil de distinguir la marca del tabaco en caso que se exponga, ya que la advertencia sanitaria tiene que estar ubicada en la parte superior de la cajetilla.

– advertencia en el 65%: las advertencias sanitarias aumentarán del 40% actual, hasta el 65% de la superficie de la cajetilla, y aún debe reservarse sitio para el sello de la Administración del Tabaco y la prohibición a menores. Esto supone que quedará sólo un 20% de la superficie de la cajetilla para que la tabaquera anuncie su marca.

– promociones: no se prohibirá hacer promociones dentro del estanco (regalos promocionales, cupones…), tal y como se planteaba en un principio.

Como os hemos comentando parece evidente que la Directiva fija su objetivo en dos grandes ideas: el sabor del tabaco y la cajetilla donde se empaqueta. Si bien no se ha conseguido el empaquetado genérico, del que hemos hablado anteriormente, sí que es cierto que el aumento al 65% de la superficie de la cajetilla disgusta al sector tabaquero, acosado constantemente por nuevas medidas y restricciones.

Por otro lado, el Gobierno español se muestra comprometido con el sector tabaquero, y así lo demuestra la resolución aprobada el pasado mes de Febrero por parte de los principales grupos parlamentarios. PP, PSOE, UPN y Coalición Canaria mostraron su apoyo al sector ante los riesgos de ésta Directiva, especialmente cuando España es el tercer productor de tabaco en el conjunto de la Unión Europea, lo que supone 56.000 puestos de trabajo en la ya maltrecha economía española.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamaremos

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

X
Contact Us