Aumenta la producción textil en España

Mientras las grandes marcas españolas desfilaban con éxito por Europa, centenares de talleres cerraban sus puertas y veían como toda la producción textil se trasladaba a países asiáticos, sobre todo a China. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, la tendencia parece revertirse y el 15 % de la producción del sector textil deslocalizado ha vuelto a España.

 

 

Cada vez más empresas anuncian el traslado de su confección a plantas españolas: pequeñas firmas como Lenita (moda de baño), Dándara, vega Cárcer (bolsos) o Rebeca Sanver (calzado). así como grandes firmas como LVMH que decidió en 2010 abrir una planta donde fabricará cinturones para todo el mundo. Otra gran marca que se apunta al carro de la producción española es Inditex, que subió sus encargos de 2.000 a 3.400 millones de euros entre 2011 y 2012.


Por supuesto, este fenómeno no se está dando de forma exclusiva en España sino que sigue una tendencia marcada por Estados Unidos y Europa durante estos últimos años. Según un estudio de mano de The boston Consulting Group (BCG) el 48% de las grandes marcas de Estados Unidos con facturación superior a 10.000 millones de dólares han anunciado su intención de relocalizar la producción en su país, como también sucede en Europa.

El hecho es que la plataforma de producción China ya no es tan atractiva como antes debido a la subida de salarios, las nuevas condiciones laborales, la apreciación del Yuan, el coste del transporte y los aranceles. Todo esto hace que ahora sea más competitivo que antes fabricar en Europa o en Estados Unidos. De todas maneras, los costes no lo explican todo ya que los acabado son mejores y resulta mucha más fácil controlar la producción aquí que en China. El aspecto del transporte también influye ya que ahora las grandes marcas necesitan reponer género mucho más rápido, no pudiendo permitirse el lujo de esperar meses a que lleguen las existencias. Por otro lado no hay que olvidar la imagen de éstas grandes marcas que reconocen recibir cada vez más críticas.

Según las encuestas de ARG en los Estados Unidos, los consumidores (un 75%) afirman estar dispuestos a pagar un poco más por productos “Made in USA” y cada vez ejercen más presión para que el gobierno cese la destrucción de empleo industrial y pongan facilidades para que retorne la producción deslocalizada. Ya se han presentado en Europa planes para impulsar el sector textil y crear más de 200.000 empleos, como sucede en el Reino Unido y en Estados Unidos se han creado iniciativas locales como la “Manufacture in New York”. En España, algunos partidos han sugerido al gobierno central aumentar los incentivos fiscales a las empresas que quieran relocalizarse.

Aun así, el proceso crea dudas ya que según Ángel Asensio, Presidente de la federación Española de Empresas de la Confección, para que fuera viable una recuperación del sector deberían iniciarse una mejora de infraestructuras, inversión en equipos de nueva generación y una versión en I+D que el país no puede asumir debido a las restricciones en los créditos. Además sería importante que grandes empresas como Mango, Inditex o Cortefiel, que aún producen más del 90% de su producción fuera de España, decidieran apostar más por la producción doméstica y volver a tener una industria de la confección digna de ese nombre, en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamaremos

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

X
Contact Us