España, uno de los 50 países con mayor potencial para el comercio electrónico

El comercio electrónico es una herramienta en auge y España uno de los países más habituados a su uso, tanto para comprar como para vender. Y es que los españoles disfrutamos comprando y nos gusta hacerlo desde la comodidad de nuestra casa o teléfono.

 

 

Hace 40 años el comercio electrónico parecía algo remoto, un rumor lejano que llegaba desde países como Estados Unidos. El comercio electrónico, al contrario de lo que se suele creer, no es nada nuevo. Como ya explicamos en este blog, el e-commerce, stricto sensu, data de 1990 – hace 20 años – con los primeros, primerísimos, pasos del Wold Wide Web; en la actualidad, el protocolo más utilizado para la navegación vía Internet.

En la era de Internet, los espacios, las distancias y las fronteras han cambiado; y si bien los Estados hacen esfuerzos por mantener sus límites territoriales y soberanía, lo cierto es que Internet ha convertido el mundo en algo más cercano y cognoscible. En dos clics viajamos a cualquier parte del mundo y en tres compramos en sus tiendas como si estuviéramos allí.

El reciente informe Global Perspective on retail. Online retailing, de la consultora estadounidense Cushman & Wakefield, confirma la importancia del e-commerce en España y para los españoles. No sólo nos situamos entre los 50 mercados con más potencial en e-commerce del mundo, si no que, ocupamos el puesto número 29. Esta valoración, que nos sitúa a la cola de países como Estados Unidos o el Reino Unido, se fundamenta en los hábitos de consumo de los españoles, en nuestras visitas a webs de venta online y a las compras que realizamos; pero también a las respuestas sobre una larga batería de preguntas acerca de nuestros hábitos de consumo (qué tipo de artículos compramos, coste, la importancia de tocarlo o probarlo antes de comprar, entre muchas otras).

El e-commerce es parte de nuestro presente, pero lo será más de nuestro futuro. Buena prueba de ello son las normativas y leyes que pretenden regular y dirigir su comportamiento, si bien el e-commerce, como todo lo nuevo y lo relacionado con Internet, es difícil de normativizar y dirigir. Su amplia implementación y la posibilidad de usarlo tanto desde los ordenadores personales como desde el teléfono le confieren un potencial inimaginable.

Sin duda, el comercio electrónico es una oportunidad para aquellos emprendedores con ánimo de abarcar la totalidad de un mundo que, con internet, es cada día más pequeño y cercano.

 

Enlaces de interés:

– Comercio electrónico en España a través de entidades de medios de pago – Año 2012 de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones

Informe Cushman & Wakefield

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamaremos

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

X
Contact Us