Desempleo, consumo y tiendas

El número de personas desempleadas aumentó, como era de esperar, el pasado mes de septiembre. El aumento, si bien normal tras el periodo vacacional – que suele contratar temporalmente a muchos trabajadores –, fue mayor, en términos relativos, que el mismo mes del año pasado.

Los efectos del desempleo no son sólo particulares o familiares. Como veremos, tienen, también, duros efectos sobre la sociedad.

El paro aumentó significativamente en septiembre, tanto en hombres como en mujeres, y ya asciende a un total de 4,7 millones de personas. La dura situación que viven estas personas, que gestionan su economía familiar mediante subsidios y sueldos de otros miembros de la unidad familiar, no es, no obstante, el único efecto negativo del desempleo.

Menos trabajadores son, así mismo, menos personas asalariadas y menor poder adquisitivo. Este alto desempleo, por tanto, no es sólo una dificultad para las familias, si no, también, para los miles de comercios españoles que han visto altamente menguadas sus ventas. Menos trabajadores, menos consumidores.

La constante destrucción de empleo, provocada por la fuerte recesión económica, ha generado, además, un extendido sentimiento de prudencia económica y austeridad en el gasto. No sólo tenemos menos dinero, también pensamos en gastarlo con mayor cuidado. Ésta razonable actitud, vista la difícil coyuntura en que nos encontramos, es una enorme traba para el crecimiento económico. La austeridad, si bien asegura la subsistencia, está lastrando la actividad y crecimiento de muchos negocios, especialmente de pequeños y medianos comercios dedicados a la comercialización de productos y servicios.

Y es precisamente este fuerte descenso del consumo el que impide, especialmente a estos comercios, contratar a nuevos empleados, condenando a la economía española a  una recesión cíclica.

Desempleo y consumo, dos caras de una misma moneda que es mala para todos.  Tristemente, el pronóstico para el año 2013 es, para el empleo, tan malo como lo fue para el 2012. Los presupuestos del gobierno, en opinión de los expertos, contraerán la contratación y agravarán, precisamente por su austeridad y control del gasto, la situación descrita en este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamaremos

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

X
Contact Us