Mango emprende un ambicioso proyecto

Mango, la multinacional textil de origen catalán, tras muchos rumores y especulación sobre su futuro a corto y medio plazo, ha anunciado que tiene previsto iniciar un ambicioso proyecto para ampliar la presencia y facturación de su marca tanto en Europa como en el resto del mundo.

 

 

Mango fue fundada en 1984, en 1995 fue de las primeras marcas en crear una web corporativa y en el 2000 puso a disposición de sus clientes su primera tienda online. En el año 2011, la compañía decrecía en ventas y en beneficios y su dirección decidió apostar por un lavado de cara: hasta aquel momento, “cerca del 70% de las prendas estaba destinado a ocasiones especiales, como fiestas o eventos. Solo el otro 30% estaba enfocado al día a día”, por lo que decidieron cambiar la orientación de la compañía y ahora “la mayor parte de la colección está compuesta por prendas más ponibles para cada día” dice Enric Casi, Director General de Mango. En el año 2012, sus ventas aumentaron un 20%; el beneficio cerca del 80% respecto al año anterior.

Actualmente Mango es una compañía con más de 12.000 trabajadores y mantiene tiendas propias o franquicias en un centenar de países. Mango quiere seguir la estela de los gigantes internacionales de la moda como Inditex. El grupo de Amancio Ortega presentó una facturación de 15.946 millones de euros frente a los 1.691 millones euros facturados por la compañía catalana.

Para conseguirlo, Mango se propone constituir un grupo textil integrado por diversas marcas como ya hizo Inditex, al aunar bajo un mismo grupo a Zara, Bershka o Massimo Dutti. Por su parte, Mango potenciará la importancia de dos marcas que se unirán al proyecto: Violeta, especializada en tallas grandes; y Rebels, enfocada a moda para jóvenes de entre 14 y 20 años.

Estas nuevas marcas, sin embargo, y salvo alguna excepción, no tienen previsto comercializarlas en las superficies de venta de Mango como si se tratara de una línea de ropa (y no de una marca), sino que tienen la intención de desarrollarlas y promocionarlas con superficies de venta y campañas publicitarias propias.

Según Enric Casi, abrirán más de 30 grandes tiendas donde sí se venderán todas sus marcas y aproximadamente 300 locales en todo el mundo donde comercializarán Mango, Violeta o Rebels. Asimismo, tienen previsto aumentar sus Outlets, superficies donde pueden dar salida a prendas poco comercializadas o con stock sobrante.

El crecimiento de Mango, una compañía con gran cantidad de empleados en territorio español, será una buena y mala noticia. Nunca llueve a gusto de todos, y si bien el crecimiento de Mango creará puestos de trabajo, tanto en sus superficies de ventas como en su administración; el crecimiento de Mango también supone una potencial amenaza para los pequeños y medianos comercios textiles que pugnan por sobrevivir a esta época de vacas flacas.

Mango emprende un ambicioso proyecto

Mango, la multinacional textil de origen catalán, tras muchos rumores y especulación sobre su futuro a corto y medio plazo, ha anunciado que tiene previsto iniciar un ambicioso proyecto para ampliar la presencia y facturación de su marca tanto en Europa como en el resto del mundo.

 

 

Mango fue fundada en 1984, en 1995 fue de las primeras marcas en crear una web corporativa y en el 2000 puso a disposición de sus clientes su primera tienda online. En el año 2011, la compañía decrecía en ventas y en beneficios y su dirección decidió apostar por un lavado de cara: hasta aquel momento, “cerca del 70% de las prendas estaba destinado a ocasiones especiales, como fiestas o eventos. Solo el otro 30% estaba enfocado al día a día”, por lo que decidieron cambiar la orientación de la compañía y ahora “la mayor parte de la colección está compuesta por prendas más ponibles para cada día” dice Enric Casi, Director General de Mango. En el año 2012, sus ventas aumentaron un 20%; el beneficio cerca del 80% respecto al año anterior.

Actualmente Mango es una compañía con más de 12.000 trabajadores y mantiene tiendas propias o franquicias en un centenar de países. Mango quiere seguir la estela de los gigantes internacionales de la moda como Inditex. El grupo de Amancio Ortega presentó una facturación de 15.946 millones de euros frente a los 1.691 millones euros facturados por la compañía catalana.

Para conseguirlo, Mango se propone constituir un grupo textil integrado por diversas marcas como ya hizo Inditex, al aunar bajo un mismo grupo a Zara, Bershka o Massimo Dutti. Por su parte, Mango potenciará la importancia de dos marcas que se unirán al proyecto: Violeta, especializada en tallas grandes; y Rebels, enfocada a moda para jóvenes de entre 14 y 20 años.

Estas nuevas marcas, sin embargo, y salvo alguna excepción, no tienen previsto comercializarlas en las superficies de venta de Mango como si se tratara de una línea de ropa (y no de una marca), sino que tienen la intención de desarrollarlas y promocionarlas con superficies de venta y campañas publicitarias propias.

Según Enric Casi, abrirán más de 30 grandes tiendas donde sí se venderán todas sus marcas y aproximadamente 300 locales en todo el mundo donde comercializarán Mango, Violeta o Rebels. Asimismo, tienen previsto aumentar sus Outlets, superficies donde pueden dar salida a prendas poco comercializadas o con stock sobrante.

El crecimiento de Mango, una compañía con gran cantidad de empleados en territorio español, será una buena y mala noticia. Nunca llueve a gusto de todos, y si bien el crecimiento de Mango creará puestos de trabajo, tanto en sus superficies de ventas como en su administración; el crecimiento de Mango también supone una potencial amenaza para los pequeños y medianos comercios textiles que pugnan por sobrevivir a esta época de vacas flacas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamaremos

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

X
Contact Us