Un dispositivo que promete frenar la calvicie

El producto fue presentado en la Feria Internacional de Electrónica de Consumo celebrada en Las Vegas, junto con otros tantos productos, y está pensado para el uso doméstico e inmediato, es decir, no requiere preparación ni formación alguna por parte del usuario.

 

En ésta feria, año tras año se continúan presentando productos que denotan el avance en la tecnología. Este continuo estudio en el desarrollo de la tecnología ha permitido diseñar un dispositivo que sorprendentemente ha pasado desapercibido en ésta feria, y puede suponer un remedio a un problema que afecta a millones de personas en el mundo: la calvicie.

El invento llamado Igrow, tiene forma de casco de bicicleta y está complementado con unos auriculares. Los desarrolladores del producto afirman que en algunos casos de incipiente alopecia, el cabello puede ser restaurado en un período de entre 4 a 6 meses.

Este Gadget utiliza tecnología láser de baja intensidad y no emite calor. De ésta forma se evitan los efectos secundarios y se potencia la terapia reparadora en los folículos pilosos, lugar donde nace el cabello.

Los fabricantes ya han mencionado que los milagros no existen, y que éste producto no es la excepción a la regla, de forma que si la persona padece una alopecia avanzada, el dispositivo no podrá ejercer una mejora. Agregan además, que cuando la pérdida de cabello es irreversible, el dispositivo no podrá ayudar, sino que está pensado para cuando la pérdida de cabello es incipiente y se encuentra en una fase temprana.

La Web del fabricante muestra los resultados de sus estudios y explica que el usuario deberá colocarse el Gadget durante 25 minutos al menos 4 veces a la semana, durante un período de 4 a 6 meses. Después de esta primera fase de terapia, el usuario deberá observar los efectos reparadores del sistema.

Posterior a esta primera fase, el uso del aparato se podrá reducir de forma drástica, ya que sólo bastaría con usarlo una vez a la semana, durante al menos 30 minutos. Los auriculares que vienen incorporados pueden utilizarse para escuchar música ya que el dispositivo incorpora un sistema de reproducción con el fin que el usuario disponga de algún tipo de entretenimiento mientras dura la terapia.

En Estados Unidos ya se ha probado y las autoridades sanitarias han dado el visto bueno para su comercialización, y su precio de venta por Internet es de 700 dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamaremos

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

X
Contact Us