Europa y la cosmética: el Reglamento 1223/2009

Durante el 2013 se aprobó una importante normativa que regula de forma más precisa los productos cosméticos que se fabrican y comercializan en la Unión Europea. El Parlamento Europeo y el Consejo habían estado gestando esta nueva normativa desde noviembre de 2009, y hoy en día es una realidad.

Este nuevo cuerpo normativo unifica diversos requisitos y garantías presentes en diferentes leyes que afectan el sector de los perfumes y la cosmética. El Reglamento, que sustituye la directiva que regulaba los cosméticos y su libre circulación en el espacio económico europeo, regula a fondo y de forma exhaustiva, diferentes exigencias a lo largo de sus más de 150 páginas. Esta nueva normativa pretende garantizar la información a los consumidores, así como su salud, observando la composición y etiquetado de los productos.

En España, los productos cosméticos se encontraban regulados por un Real Decreto de 1997 tras haberse adoptado en el ordenamiento jurídico la Directiva 76/768/CEE. Este nuevo reglamento deroga diversas discrepancias presentes en otros tantos estados, además de precisar otros aspectos que no habían sido regulados en la anterior normativa. Uno de los objetivos de esta nueva normativa es la interpretación única y homogénea por parte de los países que forman parte de la Unión Europea, con el fin que el consumidor final esté siempre informado del contenido del producto.

Como puntos más importantes de este nuevo reglamento destacamos los siguientes:

-Una única base de datos de cosméticos para la Unión Europea

El reglamento plantea eliminar diversas trabas administrativas, con el fin que exista una verdadera libre circulación del producto por Europa. En este sentido, destaca la creación de una base de datos electrónica que podrá recoger aquellos productos que se comercialicen en la unión; y podrán tener acceso a ella las diversas autoridades nacionales de control, así como también los centros de toxicología. La base de datos concreta y afirma la seguridad del consumidor, así como la transparencia de la información.

-Prioridad número 1: la seguridad de los cosméticos

Otro aspecto notable es la documentación técnica del cosmético, que se armoniza y agrupa bajo un expediente denominado expediente de información del producto. Este expediente, repleto de información, deberá reunir diversos requisitos como la seguridad del producto, las pruebas toxicológicas practicadas, así como cualquier otra información relevante que pudiera ser analizada por expertos durante la evaluación de seguridad del producto. El expediente deberá estar disponible para las autoridades competentes, y en el caso de España, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, así como el Centro Nacional de Toxicología, deberán coordinar el control del mercado y la gestión de cualquier tipo de incidente.

Estándares internacionales

El reglamento también establece que los productos que se fabriquen y comercialicen en Europa deberán efectuarse según los estándares previstos por las normas de correcta fabricación, bajo la norma ISO 22716, que armoniza las exigencias aplicables a los cosméticos comercializados en Europa, tanto fabricados como importados. Se considera que la norma ISO provee de forma internacional, el prestigio y garantía final al consumidor del producto.

Responsabilidad para el distribuidor: deberá avalar la legalidad del producto expuesto en estanterías

Se añaden nuevas obligaciones y responsabilidades para los distribuidores, quienes serán responsables de aquellos productos que expongan al público en estanterías y expositores. El reglamento prevé que sea el distribuidor quien también asegure que su producto cumple con los requisitos y obligaciones establecidas por el Reglamento, además de provenir de fuentes de suministro fiables, estando al corriente las autoridades pertinentes.

Finalmente, se ha de destacar que este reglamento no pretende rellenar vacíos legislativos, sino que va más allá, al querer armonizar las diferentes legislaciones nacionales que componen el derecho europeo.

Europa ha conseguido diseñar una legislación cosmética fuerte, y es, hoy por hoy, el cuerpo normativo más avanzado del mundo. Mediante esta nueva normativa, la industria nacional y europea se posicionan a la vanguardia de los más altos y exigentes niveles de seguridad y calidad de los productos de cosmética.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamaremos

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

X
Contact Us