La crema solar y el factor de protección no evitan el melanoma

Un nuevo estudio presentado por dos organismos ingleses establece que el alto factor de protección de las cremas solares solamente puede retrasar o ralentizar la aparición del melanoma, y éste por sí sólo no evita el cáncer.

El verano llegó oficialmente el 21 de junio, aunque en algunas ciudades de España ya se disfrutaba del buen clima poco tiempo antes de la llegada del solsticio de verano. Ante la presencia de esta estación, la protección de la piel vuelve a estar en mente de muchos y es necesario hacer frente a la radiación solar de forma eficaz. Para conseguir esto, un paso importante es la elección de una crema solar con un factor de protección adecuado; aunque la crema solar por sí sola no evita la aparición del cáncer de piel, tal y como ha revelado un estudio del Reino Unido.

El informe fue presentado de forma conjunta por el Instituto de Investigación del Cáncer de Londres y la Universidad de Manchester, y arroja información en profundidad sobre los efectos de los rayos UV y cómo éstos desarrollan el melanoma. La Dra. Julie Sharp -Instituto de Investigación del Cáncer de Londres- comentó que “mucha gente se cree invencible una vez se ha embadurnado de crema solar y acaba pasando más horas bajo el sol, aumentando en realidad su riesgo de padecer problemas de piel”.

Según el informe, la crema solar protege de quemaduras y otras consecuencias que pueden tener lugar a corto plazo, e incluso puede retrasar una posible aparición del cáncer, pero en ningún caso la crema solar ofrece una barrera infranqueable contra los efectos de la radiación solar sobre la piel a largo plazo. Esta radiación solar provoca a largo plazo un daño permanente en el ADN celular pudiendo provocar la aparición del melanoma.

La Universidad de Manchester llevó a cabo esta investigación y el resultado es un informe que revela cómo la radiación UV induce el cáncer en las células de la piel. El profesor Richard Marais comentó que “la exposición al sol es un factor de riesgo conocido para el cáncer de piel, sin embargo hasta ahora no estaba claro cuál era el mecanismo molecular por el cual luz ultravioleta dañaba el ADN de las células de la piel”.

A lo largo del informe se explica cómo la luz ultravioleta afecta al ADN y provoca daños en el gen p53. Este gen ayuda a proteger el organismo, pero según Marais, “los objetivos de luz ultravioleta son los mismos genes que nos sirven de protección de sus propios efectos dañinos, lo que demuestra lo peligroso que es el agente cancerígeno”. El estudio también arroja información sobre las cremas solares y evidencia que no ofrecen una protección completa contra los efectos dañinos de la radiación UV. Añade Marais también que “el artículo pone de manifiesto la importancia de combinar la protección solar con otras estrategias para proteger nuestra piel, incluyendo sombreros y ropa suelta, y por supuesto buscando la sombra entre las 12 y las 18 horas”.

La detección del melanoma sigue aumentando en diversos países del mundo, y países como Australia, Nueva Zelanda y algunas regiones del norte de América y del sur de África registran una mayor incidencia de este tipo de cáncer y obedece a que registran una fuerte irradiación solar durante el año.

El uso de crema solar tiene una vital importancia ante la exposición a los rayos UV y se recomienda evitar las horas más fuertes de radiación solar. Utilizar sombrero e hidratarse de forma continuada pueden contribuir a disfrutar de la estación más esperada del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamaremos

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

X
Contact Us