Normas básicas para una correcta fotoprotección

Con la llegada del buen tiempo, el calor y el sol llega también la necesidad de proteger la piel ya que es el único órgano que está siempre abierto a agentes externos y hemos de estar bien atentos a su buen estado ya que puede avisar de enfermedades internas y protegerla para evitar futuras complicaciones.

 

 

Desde que nacemos tenemos cierta capacidad para adaptarnos al sol siendo las personas con la piel más clara las que tienen un fototipo más bajo y por lo tanto menos resistencia al sol. Es conveniente saber qué fotoprotector es el ideal para nuestro tipo de piel y a continuación te aclararemos algunos conceptos indispensables a tener en cuenta.

Factor de protección solar (FPS)

Es el número que indica el múltiplo de tiempo que una persona está protegida sin riesgo de quemaduras. Cuanto más alto es el FPS más alta es la proteccción a los rayos solares. Las personas con piel clara tienen más riesgo de padecer cáncer de piel por ausencia de pigmentación en la piel pero utilizar un fotoprotector 15 durante los primeros 18 años de vida puede reducir en un 78% el riesgo de padecerlo.

Resistencia al agua

Existen dos tipos de producto resistentes al agua. El Water-resistant y el Waterproof que en ambos casos protejen la piel durante un cierto periodo de tiempo después del contacto de éste con un medio aquoso siendo el último efectivo durante más tiempo.

UVB y UVA

El UVB es el responsable de las quemaduras ya que su radación es muy agresiva y dañina para la piel y aunque la mayor parte de éstos quedan absorbidos por la capa de ozono y las nubes debemos protegernos activamente de ellos.

Los rayos UVA son lso responsables directos de la pigmentación de la piel y mantienen la misma intensidad a lo largo del año, incluso en días nublados, durante todas las horas del día. Al no provocar quemaduras se cree erróneamente que no son peligrosos pero debemos protegernos de ellos con la misma seriedad que de los UVB.

Imprescindible

– Aplicar el fotoprotector en casa.

– Aplicarlo 30 minutos antes de la exposición.

– Aplicar sobre la piel seca.

– Aplicar una buena cantidad de producto sobre la piel. No escatimar.

– Utilizar aunque esté nublado.

– Empezar con un FPS alto e irlo reduciendo gradualmente en días posteriores.

– Evitar la exposición prolongada sobretodo entre las 12 y las 16 horas.

– Evitar las pulverizaciones de agua durante las exposiciones.

– Utilizar ropa que cubra gran parte del cuerpo cuando se haya de permanecer en áreas soleadas.

– Emplear gorras o sombreros con ala.

– Usar también protector labial.

 

– Usar cremas o lociones con filtro solar resistentes al agua con protección no menos a 15 para rayos UVB y UVA.

– Evitar perfumes y colonias con esencias vegetales ya que son fotosensibilizantes.

– Noo mantenerse inmóvil durante horas.

– Beber agua y líquidos para evitar la deshidratación.

– Vigilar con los medicamentos que pueden provocar reacciones a la exposición solar.

 

 

 

Los niños

Los efectos de la radiación solar son acumulativos e irreversibles en la piel siendo la de los niños más sensible que la de los adultos y por lo tanto hay que enseñar a los niños a protegerse adecuadamente desde pequeños.

– Nunca exponer a los niños al sol antes de los 3 años.

– Evitar la exposición prolongada sobretodo entre las 12 y las 16 horas.

– Utilizar protección especial para niños.

– renovar periódicamente le producto aunque sea Waterproof.

– Protegerles siempre la cabeza con gorras y el cuerpo con camisetas.

– Hacerles beber mucha agua para mantenerlos hidratados.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamaremos

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

X
Contact Us