Venezuela y el pan: continúa el desabastecimiento

Ante la falta de harina, entre otros tantos productos que escasean en Venezuela, la producción del pan se ha visto seriamente comprometida. El problema del desabastecimiento se arrastra desde principios de 2014 y la producción de pan artesanal ha caído hasta un 80% en la gran mayoría de las provincias venezolanas.

 

 

Ante la escasez de harina, el Gobierno de Nicolás Maduro baraja estudiar importar aquellos productos de primera necesidad, justificándose ante la población que se debe a factores climáticos y a la regulación de precios al productor. Lo cierto es que el Gobierno es quien importa el trigo, y desde diciembre de 2013 no distribuye las materias primas a las diversas panaderías del territorio debido a una huelga de los trabajadores de Molinos Nacionales -Monaca-. Esta empresa, que ya fue expropiada hace 2 años, cubre el 40% del mercado en el procesamiento del trigo, lo que provoca que el problema de abastecimiento se agudice más aún.

Por otro lado, la empresa Alimentos Polar, advirtió a través de un comunicado de prensa que “el futuro de la producción de harina precocida de maíz -la famosa marca Harina Pan- se encuentra seriamente comprometido en los próximos meses, debido a la reducción de la cosecha nacional y la regulación de precios”. Hay que destacar que la harina de maíz permite elaborar diversos platos, entre ellos la tortilla de arepa, alimento base de muchos ciudadanos venezolanos. Desde Polar añaden que “[la empresa] se enfrenta a un conjunto de situaciones que, si no se corrigen a la brevedad posible, harán insostenible la producción de harina precocida de maíz, un alimento esencial en la dieta de los venezolanos”.

 


 

Desde la Asociación de Panaderos de la mesa de Guanipa comentan que la precaria situación ha sido denunciada en reiteradas ocasiones y algunas autoridades locales y regionales se han comprometido a mejorar la situación, aunque los resultados hasta la fecha no son los esperados y continúa habiendo escasez de materias primas. Algunos panaderos tienen la fortuna de poderse prestan sacos de harina entre ellos, pero en otras panaderías cuelgan carteles en los que figura que “no hay pan porque no hay harina”.

Miguel López, presidente de la Asociación de Panaderos de Guanipa, comentó que la frágil situación amenaza la práctica totalidad de las panaderías del territorio. Añade que algunas panaderías han establecido regulaciones que afectan a los clientes y a las ventas, como la venta de pan a determinadas horas, o regular la cantidad de producto que puede adquirirse por cliente -dos o tres unidades de pan por persona-.

 


 

Desde una panadería recuerdan como se podían recibir hasta 100 sacos de harina por semana tiempo atrás, y hoy en día sólo pueden, con suerte, acceder a 4 sacos. Una clienta afirmó que “la escasez de pan nos preocupa, ya no sé lo que es comer un pan recién hecho, he tenido que comer el industrializado y el sabor no es el mismo”. De momento, el Gobierno continúa expresando que la escasez de suministros se debe a factores climáticos, por lo que consideran importar aquellas materias necesarias con el fin de cubrir la demanda de la industria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamaremos

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

X
Contact Us