Estrategias de marca: las 6 claves a tener en cuenta

A veces relacionamos la marca solo con el logotipo de un negocio pero no es solo eso, la marca va mucho más allá, y tampoco nos referimos exclusivamente al nombre de la empresa. Es, básicamente, la expectativa, la promesa, que generamos en el comprador sobre el tipo de producto o experiencia que están comprando. Un ejemplo muy claro para definir una marca es Coca-Cola. Te dice qué esperar de la experiencia de beber una Coca-Cola y la diferencia con productos similares. La compañía de bebidas refrescantes más conocida del mundo se caracteriza por haber asociado su marca a la experiencia de la felicidad. Todas sus estrategias de marca te llevan a pensar que beber una Coca-Cola te proporciona felicidad. Lograr crearte  una marca entre tu público objetivo significa eso, que te perciban tal y como quieres.

¿Por qué es importante pensar en estrategias de marca?

Una marca no se construye de un día para otro. Requiere tiempo, comunicaciones coherentes y acciones coordinadas. Es un trabajo a medio y largo plazo que tu negocio debe realizar siguiendo un camino previamente pensado y diseñado para conseguir los objetivos que persiguen. Estos objetivos deben ir alineados con las necesidades de tus clientes a los que previamente has de conocer. Ser fiel a tu marca, seguir unas estrategias definidas y pensadas, te permitirá tomar las decisiones correctas en lo que se refiere a tus comunicaciones y a tu marketing. Además, te permitirá posicionarte y que tus consumidores te diferencien y te valoren. Tu marca tiene que conectar con tus clientes e implica a toda tu empresa de arriba a abajo. Es un proyecto común que tendrás que compartir con tus empleados y con tu entorno. Te proponemos 6 elementos a tener en cuenta para fortalecer tu marca:

1. Público objetivo.

Es el tipo de persona que tiene más probabilidades de comprar tu producto. Podemos definir varios tipos de ‘buyer persona’ según determinadas variables como su edad, poder adquisitivo, residencia, etc. Tus estrategias de marca se tendrán que alinear con las necesidades de ese público objetivo. Es decir, si los compradores principales de tu tienda de ropa son habitualmente personas jóvenes sin muchos ingresos y que viven en el centro de la ciudad, tendrás que pensar en estrategias de marca que comuniquen valores que puedas asociar a la juventud como la modernidad, publicidad disruptiva, desafiante, etc. Conocer a tu cliente previamente te ayudará a trazar el camino para construirte una marca reconocible en el mercado.

2. Promesa de marca.

La promesa de la marca es el mensaje que quieres transmitir a tu público objetivo. Es el contenido de la comunicación que le dice a tu comprador qué esperar de tu producto o servicio. Si entramos en un restaurante con una decoración rústica, un ambiente cálido, un logotipo en el que hay unas brasas, de algún modo estamos comunicando a la persona que entra por la puerta que nuestro restaurante hace una comida tradicional o casera. Si por el contrario, nuestra decoración es moderna, el logotipo es minimalista y de una tipografía de palo seco, es probable que nos encontremos en un lugar de cocina de vanguardia.

¿Quiere conocer nuestros productos de cartelería digital?

3. Percepción de la marca.

Saber si estamos comunicando bien los valores que queremos transmitir de nuestra marca es muy recomendable durante el proceso. De ese modo, podemos corregir aquello que no estemos haciendo bien o que pueda dar una imagen contradictoria. Tener estrategias de marca que no vayan alineadas puede ser una pérdida de dinero y de energía innecesaria. Te interesa saber cómo percibió tu marca en el pasado tu cliente, cómo es ahora y cómo le gustaría que fuera en el futuro. Hay marcas de hamburgueserías de comida rápida que han tenido que ir reposicionando su marca para adaptarla a las nuevas inquietudes de los clientes porque éstos han ido evolucionando con el tiempo y ahora demandan productos más saludables y respetuosos con el medio ambiente, por ejemplo.

4. Valores de marca.

Es una parte central en tus estrategias de marca. Dependiendo de tus objetivos, querrás comunicar unos valores u otros. Incluso estos objetivos pueden ir variando lo que tendrá una afectación directa sobre las estrategias que hayas definido. ¿Quieres que tu tienda sea para un público joven o sénior? ¿Tus productos se diferenciarán por ser más baratos o de más calidad? ¿Tu peluquería se identifica más con estilismos clásicos o de vanguardia? Estos valores de marca definen la personalidad de tu negocio y dan forma a las estrategias que quieras hacer. Cuando tengas que pedir el diseño de tu logotipo no es lo mismo que se trate de un logotipo para que atraer un público objetivo que estudia en un instituto que para un colectivo sénior.

Descubre la última tecnología en cartelería digital para tu negocio

5. La forma de tus comunicaciones.

Muy relacionado con el punto anterior está el tono o la forma de tus comunicaciones. Tu marca te dará muchas pistas de cómo ‘hablar’ con tus clientes. Con una persona joven puedes ser mucho más informal, querrán mensajes divertidos y que les sorprendas, podrás dejarte llevar por las últimas tendencias en diseño y comunicarte por canales donde sabes que te escucharán como las redes sociales. La marca también es eso, es saber comunicar en el tono y la forma que tus clientes potenciales más aprecian.

6. Posicionamiento de marca.

Igual que una persona tiene una determinada personalidad y carácter, una marca tiene que asociarse a unos valores concretos. Esos valores permiten que tu marca se posicione en un ecosistema donde conviven otras marcas, cada una de ellas con una personalidad y unos valores diferentes. En la mente del cliente está todo ese ecosistema de marcas y diferenciarte es lo que hará que unas personas vayan a tu tienda y otras no. Es muy difícil atraer a todos por igual, por lo que te aconsejamos que elijas bien al público al que quieres fidelizar y diseñes todas las estrategias de marca para comunicarte.

Aunque parezca algo complicado, hoy en día hay muchas herramientas y tecnologías que te ayudan a fortalecer tu marca. Por ejemplo, una tienda que incorpore un escaparate digital en su entrada percibe un valor de innovación y de modernidad que la diferencia de otras tiendas que no lo tengan. Además, una marca que se publicita en un soporte de vanguardia como es un escaparate digital, consigue varios propósitos. El primero, identificarse como una marca que apuesta por la tecnología y el futuro. El segundo, una visibilidad multiplicada porque, al tratarse de una plataforma de comunicación novedosa, atrae mucho más las miradas de tus clientes que cualquier otro soporte publicitario estático.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu teléfono y te llamaremos





    X
    Contact Us