Amnistía Internacional, moda y concienciación ciudadana

Amnistía Internacional lanza una nueva y llamativa campaña de concienciación ciudadana sobre las violaciones flagrantes que persisten en algunos países del mundo en materia de derechos humanos, evidenciando los excesos contra la libertad y la dignidad de la vida mediante la ropa.

 

Amnistía Internacional es una Organización No Gubernamental (ONG) con presencia en todo el mundo y que, como Human Right Watch, fomenta la efectiva implementación de los Derechos Humanos o denuncia su incumplimiento.

La incesante actividad de ambas organizaciones ha logrado paliar abusos manifiestos a lo largo y ancho del planeta, tanto en países en vías de desarrollo, sean dictaduras o democracias, como en países desarrollados donde aun se violan sistemáticamente algunos derechos humanos fundamentales, por ejemplo, la igualdad de género o la discriminación de los homosexuales.

Amnistía internacional ha lanzado una nueva campaña de concienciación ciudadana sobre la necesidad de persistir en el fomento, denuncia y lucha por la implementación de los Derechos Humanos, valiéndose de una colección de ropa temática que pretende alumbrar el oscuro comportamiento en materia de Derechos Humanos de algunos gobiernos.

El uso del textil y su presentación – como si se tratara de una firma de moda de referencia- nos lleva a reflexionar sobre la estética – aplicada sobre la ropa, en este caso- como medio de comunicación. La ropa es quizá uno de los medios de comunicación más extendidos, con gran impacto y, por sus atributos estéticos, ampliamente extendido entre la población. El uso de la moda como medio para comunicar ideas no es nuevo, pero si es novedosa su presentación por una ONG internacional como si se tratara de un desfile, pero sirviendo a sus propositos de denuncia.

Un fular arcoíris que denuncia la criminalización de la homosexualidad en Camerún – castigada con 3 años de cárcel- y Uganda; un mono naranja que evidencia el destino de más de 3000 presos que esperan su ejecución en EE.UU.; o un bañador con la bandera cubana como protesta por los 3 años de condena sobre un disidente político que colgó una bandera de Cuba boca abajo para manifestar su desacuerdo con el gobierno cubano.

La  moda convierte a los consumidores en vallas publicitarias móviles  (como también hacen otros productos y que ya tratamos en otro post), hacerlo en beneficio de la libertad y los derechos humanos, en vez de un estilo de vida u otro, es la propuesta de Amnistía Internacional.

Podéis ver toda la colección en la página web de Amnistía Internacional España haciendo click aquí.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamaremos

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

X
Contact Us