¿Sobrevivirán las tiendas físicas al comercio online en los próximos 10 ó 20 años?

Fondo de realidad aumentada en tiendas

Las compras online han eclipsado en los últimos años las compras en tiendas físicas. Plataformas como Amazon o Ebay están creciendo año tras año en el mercado y sólo en los últimos doce meses sus ventas aumentaron más de un 16%. Pero las tiendas tradicionales, que ya han apostado por la tecnología con programas para la gestión de tiendas y que se adapten al nuevo escenario, seguirán teniendo éxito. ¿Seguirá siendo así en 10 a 20 años? ¿Cambiaremos definitivamente los pequeños comercios por la compra online?

Opción 1: las tiendas físicas minoristas desaparecen

Gracias a la tecnología, el futuro del comercio minorista puede sufrir una revolución basada en la Inteligencia Artificial y el Big Data. Gracias a estas dos tecnologías, el comercio minorista podrá anticipar nuestras necesidades incluso antes que nosotros ni siquiera pensemos en ellas. Las marcas podrían conocer nuestras necesidades, tamaños y preferencias exactas y proporcionar automáticamente los productos que necesitamos. Si necesitamos unos pantalones o un sofá nuevo, los algoritmos podrían encontrar exactamente lo que necesitamos y proporcionarnos el producto correcto o, al menos, reducirlo a unas pocas opciones. No habrá necesidad de comprar en una tienda física porque todas nuestras necesidades se predecirán antes de comprar.

La realidad aumentada o la realidad virtual también podrían permitirnos ver cómo nos quedan puestos estos pantalones o ver qué tal encajaría ese sofá nuevo en nuestro salón. Así nos ahorraríamos tener que desplazarnos a una tienda física a comprobar si el producto es o no el adecuado. Estas posibilidades ya están hoy en día presentes. Algunas tiendas usan realidad aumentada para mostrar a los clientes cómo se verían los muebles en sus casas. Esa tecnología seguirá creciendo y podría llevarnos a todos a comprar virtualmente de manera más cómoda.

Opción 2: las tiendas físicas minoristas sobreviven

Sin embargo, incluso con las nuevas tecnologías, hay enormes posibilidades que los pequeños comercios sobrevivan. Hay algo “mágico” en esa necesidad que tenemos de tocar físicamente los productos y probarlos antes de realizar una compra. Es muy posible que en este escenario las grances cadenas migren al negocio online y las tiendas más pequeñas dominen el espacio físico minorista. Los pequeños comercios que sobrevivan podrían avanzar hacia un enfoque más basado en la experiencia de compra. En lugar de interminables pasillos de productos, estas tiendas serían más como salas de exhibición que permiten a los clientes tocar y sentir los productos y luego enviarlos a sus hogares directamente desde un almacén. Estas tiendas tendrían menos inventario pero serían capaces de dar una respuesta satisfactoria a ese porcentaje de clientes que necesitan ver y tocar el producto antes de comprarlo. Ya estamos viendo aparecer este tipo de tiendas de tipo experimental. Marcas como Ikea y Apple han estado construyendo tiendas basadas en la experiencia de compra durante años con gran éxito. Esa tendencia probablemente seguirá creciendo.

También hay que considerar el aspecto social de la compra. Las personas anhelamos la interacción humana y, a medida que el mundo se vuelve más digital, a veces esa necesidad de asesoramiento, de confianza en la toma de decisión, nos la puede proporcionar el vendedor.

Quizás el escenario más probable es una combinación de estas dos opciones. El futuro es difícil de prever, pero aunque la tecnología marcará la evolución de la compra en el comercio en los próximos años, las tiendas físicas también evolucionarán proporcionando otro tipo de atención más cercano, más cálido y más enfocado a la experiencia del cliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamaremos

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

X
Contact Us