Panaderías, pastelerías y el futuro de la trazabilidad

Controlar_la_trazabilidad_en_la_panadería.jpg

La trazabilidad alimentaria llegó para quedarse. El seguimiento y el control de las materias primas en alimentación es cada vez más exigente. Afortunadamente, la tecnología ofrece soluciones con las que poder garantizar la calidad de todo aquello que comemos. Programas para panaderías y pastelerías como Pasteler ofrecen una solución completa de la trazabilidad de los alimentos, sus elaboraciones y sus periodos de consumo recomendado. Tanto la administración pública, a través de sus órganos de control, como los productores agroalimentarios, las cadenas de distribución y los consumidores están implicados en que todo el proceso se realice correctamente. En una industria, cada vez más compleja a todos los niveles, es necesario extremar la prevención frente episodios de intoxicaciones tanto en grandes cadenas de alimentación o restauración como del pequeño comercio, la panadería o la pastelería. Sin embargo, ¿qué futuro le espera a la trazabilidad? ¿Qué innovaciones nos traerá la tecnología? ¿Cuáles serán las soluciones que planteará el sector a los retos que asoman?

Los consumidores

El consumidor del futuro tiende a pensar en el nexo entre los alimentos que consume y en su salud y bienestar. Reconoce cómo los desafíos en un área afectan a todas las demás. Por ejemplo, cómo la inseguridad alimentaria conduce a una salud deficiente del mismo modo que la escasez de agua está provocada por el cambio climático. Los consumidores del futuro son consumidores conscientes de lo que compran. Ya no consumen pasivamente alimentos basados ​​en lo que está disponible, ni de forma aislada sin pensar en las repercusiones en sus estilos de vida. Piensan conscientemente sobre el impacto que sus elecciones están teniendo en el mundo que los rodea. Esto aumentará la presión sobre los reguladores y la industria para que hagan lo correcto al ser socialmente responsables, participando en el comercio justo y eliminando las prácticas de producción de alimentos ilegales o insostenibles.

 

 

La personalización

Las próximas generaciones pedirán una atención más personalizado y cercana de todos los aspectos de su vida, incluida la personalización en el ámbito alimentario. No debería extrañarnos máquinas expendedoras de Coca Cola que puedan mezclar o combinar más de 250 sabores diferentes según los gustos de cada uno. Las implicaciones de esto a nivel de trazabilidad son enormes. Imaginemos que hubiera una intoxicación de una persona que ha consumido una lata elaborada con tal número de ingredientes o sabores. La tecnología debe ser capaz de dar respuesta a ello.

Fake news

En un mundo hiperconectado, la alarma puede saltar en cualquier momento independientemente de si es cierto o no lo que se diga. Los consumidores del futuro a través de Internet y el uso de las redes sociales es probable que decidan qué es un hecho y qué es un mito. Su decisión, lamentablemente, no tiene porque ser la correcta. Esto genera desconfianza y, más aún, si la persona que difunde un bulo alimentario es un personaje famoso. Por esa razón, la trazabilidad juega un papel decisivo en una sociedad donde la sobreinformación, la postverdad y la falta de rigor informativo o científico están al orden del día.

Globalización

El suministro de alimentos se ha globalizado tanto que la leche de búfala cruda, por poner un ejemplo, se produce mayoritariamente en Asia (86% del total) frente al 14% que se produce en Italia, al contrario de lo que podríamos pensar. En una industria donde cada materia prima se produce en un continente distinto y puede viajar miles de kilómetros de un país a otro, la trazabilidad, el control, la conservación y el almacenaje de todo ello, adquiere una importancia clave para el sostenimiento de una alimentación mundial sana y protegida.

Imprimiendo el sandwich del desayuno

La impresión 3D es una tecnología revolucionaria que ha abierto nuevas posibilidades para la industria alimentaria. Imaginemos un mundo en el que los consumidores puedan imprimir sus propios alimentos a su gusto y en la medida de lo que necesiten, un pastel o un bocadillo. Junto a este nuevo escenario surgen muchos desafíos. ¿Cuáles son las implicaciones de seguridad alimentaria de los alimentos impresos en 3D? ¿Quién es responsable de garantizar la seguridad y la calidad de esos alimentos? ¿Cuáles son las implicaciones regulatorias de la supervisión de alimentos impresos en 3D? Es obvio que la economía y las dinámicas del sistema alimentario cambiarían si los alimentos impresos en 3D se convirtieran alguna vez en una fuente principal de nutrición. ¿Cuáles son las implicaciones de trazabilidad de estos alimentos? ¿Tendremos que rastrear la tinta a base de proteínas utilizada en estas impresoras?

Estas son algunas de las claves que marcarán la trazabilidad en los próximos años y a las que tendremos que estar muy atentos. Desde el punto de vista tecnológico y de negocio, el futuro de los alimentos es apasionante y aterrador, todo al mismo tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamaremos

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

X
Contact Us