7 consejos de liderazgo para convertir tu tienda en un éxito

Llevar una tienda no es fácil y el trato con las personas que trabajan para ti es una de las cuestiones más complejas que tendrás que llevar a cabo. Dependiendo del tipo de liderazgo que ejerzas con tus empleados puedes hacer o deshacer el equipo de tu negocio. Si eres demasiado estricto, pocos querrán trabajar para ti. Si te relajas demasiado, la tienda puede convertirse en un caos con cada uno yendo por su lado. Te proponemos 7 ideas para fortalecer tu liderazgo y que te ayudarán a desarrollar un equipo cohesionado y trabajador.

1. Ten la capacidad de tomar decisiones difíciles

Todos los gerentes de tiendas minoristas tienen que tomar decisiones complicadas todos los días. Es una parte necesaria, aunque indeseable, del trabajo. Cuando nos enfrentamos a una decisión crítica, considerar los hechos de manera objetiva puede ser difícil. Es cierto el viejo dicho de que vemos lo que queremos ver. Eso nos hace alargar o postergar las decisiones que no queremos tomar. La pregunta que debes hacerte es, ¿está afectando esto a nuestros clientes de manera negativa? Si es así, toma la decisión de forma rápida o acabarás perjudicando al negocio.

2. Promueve la cohesión del equipo, incluso de los discrepantes

Si bien es probable que haya desacuerdos, un verdadero líder debe encontrar una manera de lograr que todos estén de acuerdo con las decisiones que se toman. Eso no significa que todos esten de acuerdo con esas decisiones, pero sí deben aceptar su acatamiento. Ten conversaciones individuales con tus empleados, explícales mejor por qué tomas esa dirección, sobre todo, si estas personas discrepan contigo. Hay empleados más veteranos que quizá se resistan al cambio pero deben aprender a valorar y a comprender la necesidad de avanzar.

3. Sé comunicativo y deja que tus empleados lo sean

Los encargados de tienda necesitan tener a sus vendedores orientados al cliente. La información que sus dependientes les dan sobre ellos, es información muy valiosa. Como gerente de la tienda, tus comentarios serán mucho más formales pero debes también conectar y sondear las opiniones de todos, tanto de tus encargados como de tus empleados. Esto te ayudará a apoyarlos cuando las cosas vayan mal y a recompensarlos cuando la tienda haga records de facturación.

4. Escucha

Los encargados necesitan ser muy receptivos a los comentarios de sus vendedores, sin embargo, también deben permanecer abiertos a las indicaciones de gerencia. Por su parte, como dueño de la tienda, debes escuchar los comentarios de tu equipo, especialmente de tus encargados, para solucionar problemas con productos defectuosos, promociones que no funcionan o empleados que no están rindiendo lo suficiente. Como gerente, es importante que puedas conocer qué inquietudes pueden tener tus empleados, para saberlo, una buena manera es llevar a tu encargado o a tu vendedor a tomar un café y preguntarle ¿qué necesita por tu parte para hacer mejor su trabajo? ¿Qué cosas que están en tu mano necesitan mejorar? No debes tener una actitud defensiva, simplemente escucha y agradece su colaboración.

5. La capacidad de comunicar de forma clara y directa

Muchas veces, ser comunicativo no significa hablar o escuchar más. A veces el problema es ser claro y conciso en las instrucciones que das a tus empleados. Llevar una tienda no es fácil y por eso habrá momentos que las dificultades harán difícil la comunicación. Es importante que seas capaz de mantener la cabeza fría y dar el enfoque adecuado a los problemas cuando transmitas las indicaciones a tu personal. Una instrucción mal comunicada agravará el problema que pretende resolver. Ponerte en lugar de la persona que recibe tus indicaciones, te ayudará a comunicar mejor el mensaje.

6. Gánate la confianza de tu equipo

En relación a todo lo anterior, ganarte la confianza de tus vendedores y encargados te ayudará tanto a que ellos acepten tus decisiones como que se abran para comunicarte cuestiones que no están funcionando. Sé honesto, haz lo que dices que harás y mantén comunicación individual con todos ellos para que te vean como un líder pero también como una persona cercana. De ese modo, el equipo seguirá unido a tu alrededor.

7. Mantén la positividad

Trabajar en una tienda puede ser difícil y exigente. No siempre es fácil mantener una actitud positiva, pero eso forma parte de ser un líder eficaz. Incluso cuando las ventas están bajas, tienes que encontrar una manera de mantenerte optimista y seguro. Las emociones negativas tienden a tener un efecto de goteo, disminuyendo la moral para todo el equipo.

El liderazgo es una palabra amplia y tiene muchos prismas. Uno de ellos es la capacidad de gestión y control de tu negocio, para ello, nuestra recomendación es confiar en el mejor programa para la gestión de tiendas. Además, recuerda que las figuras que realmente lideran se mantienen orientadas siempre hacia el objetivo y transmiten motivación a los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamaremos

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

X
Contact Us