5 maneras de impresionar con la luz a tus comensales en tu restaurante

Programa_TPV_Restaurante.jpg

En el diseño de un restaurante influyen dos factores fundamentalmente. El primero de ellos es que el espacio debe cumplir con las expectativas de los clientes a nivel de ambientación pero, por otra parte, también debe ser un espacio funcional que permita un correcto desarrollo de la actividad. La iluminación, al igual que elegir un buen programa para restaurantes, juega un papel muy importante en ese sentido. Uno de cada cinco comensales opina que el ambiente es un factor decisivo a la hora de elegir restaurante.

Aquí te explicamos algunos trucos de profesionales de la iluminación aplicada a los restaurantes:

1. Contraste sí. Brillo no.

El truco aquí es crear ambientes que no tengan un brillo excesivo. Lo ideal es equilibrar la cantidad de luz superficies y colores que eviten el deslumbramiento y la fatiga visual. Si nuestros ojos tienen que acomodarse a superfícies muy iluminadas con otras oscuras, sufren por el esfuerzo y sentimos incomodidad. El restaurante debería estar iluminado de manera uniforme para evitar esto. Por ejemplo, se recomienda que la cantidad de luz correcta para iluminar el menú no debería triplicar el brillo de superficies que se encuentren en el entorno. Podemos reducir la incomodidad de los invitados pintando estas áreas de un color claro, por ejemplo.

2. Cuidado al elegir el LED.

La tecnología LED representa un ahorro de costes muy significativo respecto a la iluminación tradicional. Además, es una tecnología que se paga sola, tiene una amortización rápida, con los ahorros que podemos tener mes a mes. Sin embargo, es también una tecnología que avanza muy rápidamente a nivel de funcionalidades y ello provoca que no existan talleres de reparación para iluminación LED. Es tan rápida su evolución que no se suele formar a profesionales para su reparación. Por ese motivo, aunque el LED tiene una vida útil muy prolongada, se debe tener en cuenta qué hacer si falla o si hay una avería. A causa de la rápida evolución del LED, cuando instalemos una nueva bombilla dentro de cinco años, es probable que sea significativamente más brillante que las bombillas que la rodean, que tenga una temperatura Kelvin diferente o que tenga una clasificación de color distinta. Es importante tenerlo en cuenta.

3. Una o dos fases de iluminación.

Lo más normal es utilizar un solo circuito lumínico. Es lo habitual, lo más sencillo y lo más barato. Sin embargo, el tener dos fases de iluminación representa grandes beneficios con una inversión pequeña ya que la instalación de un circuito o dos de luces es igual. Tener dos fases nos permite más versatilidad a la hora de configurar la iluminación de la sala del restaurante. Podemos tener una fase con una iluminación estándar o fija y otra en la que podamos regular la intensidad de la luz. En ese caso, podemos configurar una diferente luminosidad para el día y para la noche, por ejemplo. O reducir el brillo para conseguir un ambiente más acogedor y cálido.

4. La decoración afecta a la luz del restaurante.

Las lámparas, bombillas, fluorescentes y demás que tenemos en nuestro restaurante no son los únicos elementos que tenemos como fuentes de luz. Dependiendo de los objetos, muebles y accesorios que tengamos en la sala, podemos conseguir reflejos y difuminados muy interesantes y que pueden dar un aspecto diferente a nuestro local. Si queremos un ambiente tranquilo y agradable, pintaremos y decoraremos con colores claros las encimeras, las barras, las paredes y los suelos. Si utilizamos colores oscuros, debemos tener en cuenta que cualquier superficie u objeto oscuro absorberá la luz. En ese caso, habrá que estudiar muy bien la iluminación que tenemos para evitar deslumbramientos cuando instalemos una lámpara o un foco.

5. Controlar la luz no buscada.

En cualquier espacio hay fuentes de luz que no podemos evitar y que pueden echar por tierra toda la ambientación que hemos planteado para nuestro restaurante. La contaminación lumínica puede venir de ventanas, de la propia cocina, de pasillos, de la terraza o incluso de la lámpara desde donde consultamos las reservas. Es inteligente tenerla en cuenta a la hora de configurar la iluminación de nuestro local.

Es evidente que a la hora de montar un restaurante hay muchos factores a tener en cuenta: elegir un buen TPV para bares y restaurantes, cómo gestionar tu efectivo de forma eficaz con un cajón inteligente, son algunos ejemplos. En este artículo, te hemos contado como controlar y aprovechar al máximo estas variables relacionadas con la iluminación de nuestro restaurante es básico para ofrecer a nuestros comensales una experiencia más allá de la calidad de la comida que servimos o del servicio que ofrecemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamaremos

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

X
Contact Us