Cómo acabar con las anulaciones y citas que no se presentan en tu peluquería

programa_peluquería_vacía.jpg

¿Has pensado alguna vez todo el dinero que se te va cada mes en anulaciones y citas que no se presentan en tu peluquería? Cada cliente que cancela o simplemente no se presenta a la reserva que ha realizado, es tiempo y dinero que has perdido. Cuanto más te ocurra, más dinero pierdes. Puedes hacer el seguimiento en la sección de informes y análisis de nuestro software para peluquerías. Es una fuga constante de facturación que, afortunadamente, tiene remedio.

En este artículo te ofrecemos algunas ideas para reducir e incluso eliminar, este fatídico problema:

1. Recuerda a tus clientes que tienen una reserva.

Lo puedes hacer de muchas maneras: a través de una llamada telefónica, un mensaje de texto o una tarjeta de recordatorio. Esta última opción, aunque parezca pasada de moda, puede ser muy efectiva. Una tarjeta que les incluya los datos de la cita les recordará cada vez que la vean en un bolso o encima de una mesa, la visita que tienen pendiente. Enviar un mensaje a su móvil es quizá la solución más socorrida. Una opción que te permite nuestro programa de peluquería. Un mensaje sencillo y claro un día antes de que se tenga que producir la visita suele ser muy útil.

2. Mantén unas buenas relaciones con tu clientela.

Es obvio pero no por ello menos efectivo. Unas buenas relaciones con tus clientes ayudarán a que estos se mantengan fieles a sus citas. Promover que los empleados y empleadas traten de tener una relación cordial y amistosa con la clientela reducirá significativamente las cancelaciones pero sobre todo rebajará las visitas que no se presentan. Es más probable que un cliente anule una reserva si no tiene una relación especialmente buena con las personas que regentan el negocio. Una persona fidelizada y que mantiene una buena relación con el establecimiento se sentirá más comprometida a acudir a sus citas. 

3. Respeta la puntualidad de tus clientes si quieres que respeten la tuya.

Si un cliente a reservado a una hora determinada, asegúrate que su estilista está a punto para atenderle. Es recomendable recompensar a un cliente que nunca anula y siempre es puntual. Además, intenta evitar reprogramaciones una vez el cliente ya ha reservado, además de dar una imagen de desorganización, puede ser un inconveniente para el perjudicado. Llevar una buena agenda como la que te proporcionamos en nuestro TPV para peluquerías, te facilitará esta tarea. Si les muestras que para ti la reserva es sagrada, también les estás enviando un mensaje de compromiso a tus clientes que entenderán que ellos deben percibirla igual.


4. Establece una política de cancelaciones.

Dicho o escrito de forma educada, tus clientes deben saber qué pasa cuando cancelan una visita después de recibir el último recordatorio. Puedes establecer una estrategia en la que les envías un mensaje de texto que les explica 48 horas antes que tienen la opción de cambiar la hora y el día  de la visita. Pero si este cambio se produce 24 horas antes, tendrán que pagar un pequeño importe por los inconvenientes generados. Si dejas tiempo entre el recordatorio y el límite para aplicar la penalización, tus clientes sabrán que tienen que llamarte en ese espacio para efectuar las reprogramaciones.

5. ¿Depósitos para reservar una cita?

En algunos casos, pedir una cantidad en depósito puede ser interesante y en otros no. Si se trata de un cliente habitual y que suele acudir a sus citas, no es recomendable pedir ningún depósito porque sería percibido por el cliente como algo impersonal. Sin embargo, sí es aconsejable en el caso de los nuevos clientes. Estos tienen una tasa de incomparecencia mayor y es una decisión inteligente comprometer la reserva a través de un depósito.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamaremos

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

X
Contact Us