10 consejos para negociar un alquiler para tu tienda

La ubicación es un factor decisivo para una tienda. Puede afectar significativamente a tu visibilidad y al tráfico peatonal. Por esa razón, debes tomarte tu tiempo para encontrar y asegurarte la mejor posible. A no ser que te plantees la compra del local, cuando la encuentres, solo te quedará un paso: negociar el alquiler. Ya sea porque es tu primera ubicación o porque quieres mudarte, el precio de tu arrendamiento es una de las cuestiones más importantes. De ello dependerá el margen que pueda darte tu negocio. A veces, la diferencia entre el beneficio y la deuda es un buen contrato de alquiler. En este artículo te daremos algunas claves para negociarlo.

1. Establece tu presupuesto y tus prioridades.

A veces, lo más complicado es saber qué es y qué no es necesario para el local de tu tienda. Tienes que pararte a pensar si para ti es esencial que sea una calle peatonal o soleada, por ejemplo. De esa manera, tendrás más fácil saber qué locales se ajustan a tus requerimientos. El otro aspecto es saber qué partida del presupuesto de tu negocio quieres dedicar al alquiler. Sentar esas bases te ayudará a afrontar mejor la negociación.

2. Consulta a un experto.

Antes de ir a por el contrato de alquiler, debes pensar en que hay cuestiones legales y contractuales que quizá no dominas. Por esa razón, lo más sensato es consultar con un agente inmobiliario o un abogado. Incluso puedes plantearte que negocie en tu representación.

3. Gestiona varias negociaciones en paralelo.

Para negociar desde una posición de fuerza, es mejor que lo hagas teniendo varias alternativas. Esto te permitirá ser más o menos flexible en cada situación y no tener la sensación del todo o nada.

4. No aceptes la primera oferta que te presenten.

En las negociaciones de alquiler está bastante extendido que haya ofertas y contraofertas. El precio que te pidan en un primer término no tiene porqué ser el definitivo. Te recomendamos que no aceptes esa primera oferta e intentes hacer una contraoferta que se acerque más a tus intereses.

5. Comprueba los metros cuadrados.

Las mediciones de espacio pueden desactualizarse fácilmente. Los locales comerciales se adaptan en función de los negocios y pueden variar significativamente el espacio útil. Comprueba antes de mudarte que los metros cuadrados que publicitan son los reales antes de llevarte una sorpresa desagradable.

6. Aprovecha un contrato largo para negociar un alquiler bajo.

Si tu intención es proponer un contrato a largo plazo, aprovecha esa baza para intentar negociar un precio base en el tramo bajo de la tarifa. Tú estás ofreciendo a tu arrendador la tranquilidad de tener su local ocupado durante mucho tiempo, a cambio, proponle que te ofrezca una cuota mensual atractiva.

7. Periodos de alquiler gratuitos.

Otra opción, si ves que es complicado negociar una rebaja del precio del alquiler, es utilizar la baza de periodos de tiempo en el que el alquiler sea gratuito. Por ejemplo, si alquilas el local para tu tienda por 5 años y el precio base es alto, intenta que al menos tengas algún mes gratuito durante ese periodo.

8. Pide un periodo justo de carencia.

No sabemos cómo va a ser el futuro, quizá tu tienda pasa por una etapa de apuros económicos. Cuando negocies el contrato de alquiler, pide al dueño del local que te ofrezca un periodo justo de carencia. Este periodo es el que el arredador te permite retrasarte en los pagos del alquiler. No te olvides de él cuando negocies para no pasar por situaciones incómodas.

9. Negocia las tarifas de cancelación anticipada.

Todo es negociable, también las cláusulas que tratan de las terminaciones anticipadas del contrato. Tenerlas en cuenta previamente, te ayudará a ahorrarte un buen dinero si tienes que cancelar el contrato antes de tiempo.

10. Ojo a la competencia.

Cuando negocies el alquiler de tu tienda, piensa en situaciones que pueden darse más adelante. Por ejemplo, puede darse que el local que alquilas esté en un centro comercial y que un competidor tuyo llegue con posterioridad al mismo recinto. Para ello, intenta añadir en tu contrato de alquiler una cláusula anti-competencia en ese mismo centro o, al menos, intenta que si la cancelación anticipada del contrato por este motivo no tenga penalización.

Una vez estés en el nuevo local y con un contrato de alquiler que cumpla todos tus requerimientos, no olvides confiar la gestión de tu tienda a Tiendas Élite, el programa para la gestión de tiendas y comercios pensado especialmente para negocios como el tuyo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamaremos

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

X
Contact Us