La tecnología define al nuevo retail ofrece un enfoque diferente

China siempre ha tenido la fama de ser un país poco dado a la innovación. Se trata de una sociedad tradicional con una cultura milenaria y los cambios tecnológicos han llegado, hasta hace poco, a cuentagotas al gigante asiático. Sin embargo, este perfil ha sufrido una transformación importante en los últimos años y en muchos aspectos, China es ahora pionera también en ese campo y una buena prueba son los supermercados de Hema, la cadena de distribución de Alibaba Group. Un ejemplo muy claro de que las grandes empresas de tecnología chinas tienen la aspiración y la capacidad de cambiar el mundo.

¿Cómo es la cadena que ha revolucionado el concepto de supermercado?

Hema está en plena expansión. Forma parte de ese concepto denominado “new retail” que tiende a ofrecer un enfoque diferente tanto en las tiendas físicas como en la experiencia de compra online. Tienen restaurantes en los supermercados en los que se puede elegir marisco vivo y degustarlo en el mismo establecimiento. Cada artículo lleva adherido un código QR con información de la procedencia, la marca, el precio y el valor nutricional. La aplicación móvil es amigable y la entrega de los productos se realiza gratuitamente en un máximo de 30 minutos. El concepto “fresco” es tan importante para los consumidores chinos que incluso tienen en su lengua dos palabras para definir el concepto dependiendo de si se trata de frutas y verduras o de carnes recién salidas del matadero. Según los datos de Alibaba, son más de 520 millones de usuarios los que están afiliados a su plataforma de pago.

La tecnología se abre paso

La redefinición del proceso de compra en el supermercado es el resultado de analizar la transformación que está sufriendo la sociedad de consumo. No tiene ningún sentido ir al “súper” si los mismos productos se pueden adquirir cómodamente desde casa a través del smartphone o la tablet. En ese sentido, la integración del canal físico con el online es clave. Pero también, por esa razón, los supermercados necesitan reinventarse y ofrecer “experiencias” más allá de la compra. Un ejemplo claro es la proliferación de bares, restaurantes y zonas de degustación en los establecimientos. Otro ejemplo, es la introducción de la tecnología en todos los ámbitos del supermercado como los códigos QR en los que los compradores “físicos” pueden escanear el producto y acceder a toda su información, el tránsito por el techo de los artículos que van destinados a pedidos online o la desaparición de las cajas de cobro sustituidas por pasarelas de pago a través de la aplicación móvil. Otra de las grandes corporaciones que se ha añadido a esta corriente ha sido JD.com propietaria de la cadena de supermercados 7Fresh. En estos establecimientos, los carritos de compra siguen automáticamente al cliente, ya no es necesario empujarlos con la compra.

Diversión en el supermercado

Las cifras que proyecta la consultora Analysis son extraordinariamente positivas. Se prevé llegar a los 45.000 millones de euros de facturación para este año. Unos números que reflejan un crecimiento espectacular si tenemos en cuenta que en el 2016 la facturación estuvo alrededor de los 11.600 millones de euros. En definitiva, estos gigantes de la tecnología y, en concreto, del e-commerce, han fijado su mirada en los tradicionales supermercados. Su intención es revolucionar la experiencia de compra ofreciendo algo más que llenar el carrito cada semana. El objetivo: hacer de la compra en las tiendas físicas de supermercado un momento entretenido y divertido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu número de teléfono y nosotros te llamaremos

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

X
Contact Us